Negotians

Uber, responsabilidad social y juego sucio

Lyft car by Alberto Mendez. Some rights reserved http://ow.ly/BeUjv

De acuerdo con un artículo publicado por The Verge a finales de agosto, la startup en crecimiento astronómico Uber está utilizando en ciertas ciudades de EEUU un ejército de “contratistas” armados con móviles prepago y encuestas adhoc cuyo objeto es contratar trayectos con conductores de Lyft, startup que le hace la competencia en muchas zonas, con el objeto de realizarles una encuesta y una contraoferta para que se conviertan en conductores de Uber, así como para realizar “falsos trayectos” (contratar y cancelar trayectos con tarjetas precargadas) en horas punta para evitar que los conductores de Lyft se lleven los mejores clientes.

Esta noticia, que no ha trascendido más allá de la mencionada revista y de la que fuera del ámbito anglosajón no se ha realizado apenas mención, debe hacernos reflexionar si el “vale todo”, presuntamente aplicable al amor y a la guerra, también debería ser aplicable a los negocios, o si deberíamos denominar como “perniciosos” a determinados comportamientos que no es que rayen la ética, sino que carecen de la misma, ya que se realizan de forma que no se pueden rastrear los dispositivos con los que se realizan y evitan la leal competencia en los mercados.

Esta polémica debemos englobarla dentro de la necesaria RSE (responsabilidad social de la empresa), dentro de la cual las relaciones con los agentes externos a la empresa es una parte muy importante de la misma. Y uno de los agentes externos fundamentales para cualquier empresa son las empresas con las cuales compite, aunque a muchos empresarios y emprendedores, de la vieja y de la nueva escuela, se les olvide que para que un mercado sea transparente, el juego de la competencia ha de ser limpio, y que en la economía líquida, el agente que hoy pisotea, mañana puede ser salvajemente pisoteado por otro agente, ya sea otra empresa competidora con las mismas tácticas o más sibilinas, por la legislación de cada estado (como le ha ocurrido en Alemania) o por los mismos consumidores que no acepten la falta de fair play de la empresa.

Espero vuestras opiniones al respecto.

 

 

 

 
Comments

Trackbacks for this post

Leave a Reply

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
shared on wplocker.com